En toda la historia del arte en Europa, ninguna pintura tiene un pasado tan rico como el Agneau mystique (Cordero místico). A sido dañado a veces hasta casi ser destruido, censurado o incluso falsificado: este retablo ha sobrevivido a una historia tumultuosa que ha viajado mucho llegando a ser la obra que más veces se ha robado, ¡una misteriosa obra digna de una historia de detectives!



Para verlo, casi tienes que sacar tu lupa, pero el mosaico en los paneles de los ángeles cantantes y los músicos tiene un motivo magnífico, lejos de lo común. Los azulejos azules y blancos están decorados, entre otras cosas, con el monograma de Cristo, el monograma de la Virgen y las representaciones del Cordero.

En el panel de los ángeles cantantes, el ángel en primer plano lleva un alfiler azul. En este broche se refleja una ventana de la capilla Vijd. La capilla de Vijd es el lugar de la Catedral de San Bavo, que debía albergar el tríptico. Jan Van Eyck incluso habría pintado su obra maestra teniendo en cuenta el brillo de este lugar específico.

Maria lleva una corona de flores, perlas y piedras preciosas. Las flores evocan el mes de mayo, el “mes de María“. Cada flor también tiene un significado simbólico que puede asociarse con ella. El lirio representa la virginidad, el amor rosa, el lirio del valle trae buena suerte y la aguileña con el espolón curvado simboliza la  humildad.


Muchos personajes están representados en el panel central, Es obvio que el maestro Van Eyck ha pensado mucho en los adoradores del Cordero místico. En el grupo de mártires a la derecha, se pueden distinguir dos santos: San Liévin y San Stéphane. Saint-Liévin es reconocible por las pinzas que sostiene en sus manos y en las que cuelga la lenguaLievin era el santo patrón de Gante y durante una predicación en Essche, un grupo de paganos le arrancó la lengua. Justo delante de él, Saint Stéphane llevando un montón de piedras en su dalmáticaStéphane es conocido como el primer mártir. Fue apedreado después de acusar al sumo sacerdote de haber asesinado a Jesús.


Detrás de la figura central de Dios cuelga un tapiz con motivos de pelícano. El pelícano abre su vientre con su pico para alimentar a sus crías. Este símbolo se usaba a menudo en la Edad Media para representar el sacrificio de Cristo. Una pancarta que flota sobre el pelícano muestra el siguiente texto: IHESVS XPS, que significa Jesucristo. El nivel de detalle es impresionante: ¡las crías de pelícano en el tapiz miden solo 1 cm.


El elemento central del retablo es obviamente el Cordero. El Cordero es tan imponente en el panel central que el ojo es inmediatamente atraído por el animal sacrificado, tanto que olvidamos casi todo lo que ocurre en el fondo. El espectador atento notará que el animal ensangrentado está rodeado por un grupo de ángeles que llevan los instrumentos de la Pasión. El Cordero es la figura simbólica de Cristo que da su vida para redimir los pecados de la humanidad. Los instrumentos de la Pasión se refieren a su crucifixión. Detrás del altar, los dos ángeles a la derecha llevan la columna de flagelación y un látigo, mientras que a la izquierda están la cruz con la corona de espinas y la lanza.


¿Ha sido este post de tu agrado?
Puedes aportar mediante una donación para ayudarnos a seguir mejorando:


Luis

De momento solo es una descripción de prueba

0 comentarios

Deja una respuesta